La inversión inmobiliaria encadena en este 2019 su cuarto récord anual consecutivo; la capital catalana ha registrado diez operaciones de más de 100 millones de euros y ha impulsado la suma total de 2.816 millones de euros.

La inversión inmobiliaria ya saldó la primera mitad del año con un crecimiento del 19%, tras dispararse un 36% en el segundo trimestre. Barcelona vive un momento muy dulce en cuanto a inversión inmobiliaria, la gran liquidez a nivel internacional combinada con los bajos tipos de interés ha coincidido este año en la capital catalana con la puesta en venta de grandes edificios.

Según el balance elaborado por la consultora inmobiliaria CBRE, se han vendido diez activos por importes de más de cien millones de euros, cosa que ha disparado el volumen total del año hasta llegar a los 2.816 millones de euros. Estas cifras representan un 44% más que en 2018.

El potente sector de las oficinas

El mercado de oficinas es el que ha recibido mayor volumen de inversión y ha llegado, también, a un récord histórico. La contratación de metros cuadrados se ha visto impulsada por la llegada de compañías internacionales y por el crecimiento de las que ya tenían una fuerte presencia en la ciudad.

Esto se debe, en gran parte, al protagonismo de los espacios flexibles que ya se han convertido en un fenómeno global. Las inversiones inmobiliarias de superficies flexibles han crecido un 47% en el caso de Barcelona y un 35% en Madrid durante este 2019. De hecho, a finales del primer semestre de 2019, la contratación de espacios flexibles ya suponía el 22% de la contratación total de oficinas en Barcelona.

Con todo esto, se ha producido una significante expansión de grandes operadores globales como WeWork o Impact Hub que han abierto sus proyectos flex en el distrito tecnológico 22@; un auténtico imán para los inversores extranjeros.

El 22@, puerta de entrada a Barcelona

El distrito tecnológico cuenta con los edificios más modernos de Barcelona y, por lo tanto, registra la mayor demanda por parte de las empresas. Los grandes inversores ya conocen el 22@ y, muchos de ellos, llegan a Barcelona con la intención de invertir en dicho distrito, pero acaban abriendo sus miras e interesándose también por otros inmuebles del centro de la ciudad.

Por otro lado, la disponibilidad en el segmento de oficinas es muy baja, de un 4%, que en el caso del 22@ cae hasta el 2%. Por lo tanto, las rentas que cobran los inversores por estos espacios mantienen la senda alcista.

Otros sectores que han crecido han sido el sector logístico, industrial y comercial. En cambio, entre los que han caído destaca el sector hotelero y el retail.

Incertidumbre en cuanto al sector retail

El mercado europeo de inversión en high street no pasa por su mejor momento. El descenso de las rentas en 2018 junto con la incertidumbre del sector retail ha dado lugar a la retirada de los grandes fondos de este sector.

Las únicas operaciones de retail que ha habido en ejes comerciales han sido las de la Casa Seat, comprado por Manuel Lao (Nortia), y la adquisición de un pequeño local por parte de Tous, ambas situadas en Passeig de Gràcia.

Por lo tanto, el sector retail termina este 2019 con una caída de la inversión frente al 2018. Una de las principales razones es la escasez de operaciones en grandes centros comerciales, una tipología de activos que supone un peso del 27% de la inversión. Además, el principal motor de este segmento debería ser el high street pero actualmente tampoco está sirviendo de ayuda.

Sin embrago, en 2019 se han producido algunas operaciones de inversión en retail importantes como la de El Corte Inglés de Francesc Macià en Barcelona, la superficie comercial del Edificio de España en Madrid o el centro comercial Ballonti en Plaza Cataluña y Vizcaya.

En Orience International y Summit somos expertos en el mercado inmobiliario español. Si estás pensando en invertir y necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nosotros.