La Ley de Emprendedores, publicada en el país en el año 2013, trajo como principal novedad el visado de residencia para inversores extranjeros, conocida popularmente como Golden Visa España.

La finalidad de este permiso de residencia es atraer capital de afuera, generando inversiones de calidad e impacto en la región, que creen fuentes de trabajo para los ciudadanos españoles. También permite obtener pisos y viviendas a extranjeros que desean vivir en España.

 

¿Quiénes pueden obtener la Golden Visa?

Para obtener la Golden Visa España, el extranjero debe cumplir con uno de los siguientes requisitos:

  • La primera disposición es realizar una inversión de dos millones de euros (2.000.000 €) en títulos de deuda pública.
  • La segunda opción es realizar en España una inversión en adquisición de bienes inmuebles por valor igual o superior a quinientos mil euros (500.000 €).
  • La tercera posibilidad es invertir en bancos españoles o acciones de empresas españolas por un valor igual o superior a un millón de euros (1.000.000 €).
  • Por último, llevar a cabo algún proyecto empresarial en España que sea considerado de interés general. Para que sea de interés público, el proyecto debe cumplir una de estas condiciones: que aporte una innovación científica y/o tecnológica, que genere puestos de trabajo o que su inversión tenga un impacto importante en la región.

Cumpliendo uno de estos requisitos, el extranjero ya está habilitado a solicitar el permiso, siempre y cuando tenga sus papeles en regla y consiga, mediante un trámite muy sencillo, el Número de Identificación de Extranjeros (NIE).

 

¿Cuánto tiempo dura la Golden Visa?

En el artículo 65 de la Ley de Emprendedores se detalla que el visado de residencia para inversores le permite al extranjero un año de residencia, sin necesidad de realizar el TIE (Tarjeta de Identificación de Extranjeros).

Pasado el año, el extracomunitario que quiera seguir invirtiendo en territorio español, o que ve que a su inversión le falta tiempo para estabilizarse y crecer, puede pedir la autorización de residencia para inversores, que será otorgada por un plazo de dos años con posibilidades de renovación por el mismo período.

Para que el permiso sea renovado, el inversor debe demostrar que la inversión se mantuvo en el valor igual o superior a la requerida y no tener vencido el visado.

Cabe señalar que el permiso de residencia para inversores puede extenderse al cónyuge, hijos menores e hijos mayores que dependan económicamente del interesado/a. Con este visado, los beneficiados podrán vivir y trabajar en España y recorrer libremente el Espacio Schengen.

Es imprescindible antes de realizar una inversión de este tipo contratar una inmobiliaria con experiencia, responsabilidad, transparencia y conocimiento pleno tanto de las leyes de España como del mercado inmobiliario de la región, ofreciendo un completo asesoramiento legal.

Orience International y Summit Venture Partners son dos excelentes opciones, no sólo porque cumplen con todas las características señaladas, sino porque además tienen un trato especial para con el cliente, entendiendo sus necesidades y recomendando qué pasos seguir y en dónde le conviene invertir.