Actualmente, Madrid y Barcelona se encuentran entre las mejores ciudades europeas para la inversión inmobiliaria, así queda reflejado en el informe Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa de este 2019 elaborado por PwC y el Urban Land Institute.

Madrid se posiciona como la cuarta ciudad con mejores perspectivas de crecimiento gracias a sus buenas expectativas económicas y el potencial de crecimiento de las rentas en algunos sectores. La capital española se encuentra sólo por detrás de Lisboa, que ha subido diez puestos para liderar el ranking, Berlín y Dublín.

Por otro lado, aunque Barcelona ha descendido sensiblemente en el ranking hasta el número 27, sigue estando bien valorada y con sus fundamentales intactos. Por lo tanto, España es concebido como un país atractivo para invertir en inmuebles y con entrada en el ciclo expansivo inmobiliario.

Por otro lado, cabe destacar que el país referente en el mercado inmobiliario europeo, Alemania, se encuentra en un momento de saturación. A pesar de tener cuatro ciudades entre las diez primeras, es un país difícil para encontrar nuevas oportunidades que sean atractivas para los inversores.

Promoción y desarrollo de nuevos proyectos

El estudio citado anteriormente destaca la promoción y desarrollo de nuevos proyectos como la mejor alternativa ante la escasez de activos inmobiliarios de calidad en Barcelona y Madrid. El informe también recoge los sectores más atrayentes para los inversores y son el sanitario, el hotelero, los alojamientos para estudiantes, los data centers y el logístico.

En cambio, los factores que más preocupan a aquellos que quieren invertir en inmuebles se centran en la incertidumbre política, la inmigración y el terrorismo. En concreto, la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea y la desaceleración económica en China también son determinantes para los inversores.

Nuevo ciclo inmobiliario alcista

 

Siendo España uno de los países prioritarios, nos encontramos ante un nuevo ciclo inmobiliario alcista. La capacidad inversora y las oportunidades de invertir persisten y, aunque la economía se está enfriando un poco, ciudades como Madrid y Barcelona siguen por encima de la media de los países europeos. De hecho, se prevé que en 2020 estará por encima del 2%, siendo así una economía más que firme.

Con todo esto descubrimos un panorama favorable para los países del sur de Europa debido a este proceso de transformación del sector inmobiliario. Es, pues, un buen momento para invertir en inmuebles.

 Más oportunidades de inversión

La inversión inmobiliaria en España vive un momento dulce. La capital catalana ha comenzado a ver un ligero descenso de los precios; las zonas más caras (Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts, Eixample, Gràcia y Sant Martí) han entrado en un período de desaceleración. Y por supuesto, Madrid sigue siendo uno de los destinos preferidos para los inversores.

La inversión en oficinas en las zonas ‘prime’ de las capitales españolas continúa centrando el mayor apetito de los inversores. La demanda de estas áreas ha aumentado debido a las llamadas flagships, las cuales han ayudado al aumento de los precios. Otro factor atrayente del mercado español es el retail, protagonista gracias al interés de gran cantidad de marcas internacionales.

¿Pensando en invertir en una vivienda o inmueble en España? ¡Contacta con nosotros y déjate asesorar por nuestro equipo!

¿HABLAMOS?