Barcelona ha registrado su segundo mejor ejercicio en 15 años con la contratación de 399.000 metros cuadrados de oficinas en 2019, lo que supone un 4,4% más respecto al año anterior. Estas cifras fueron superadas únicamente en 2015, cuando la Generalitat realizó una operación de alquiler de 50.000 metros cuadrados.

Parece que las previsiones para este 2020 siguen siendo favorables para el mercado inmobiliario español. La contratación de oficinas en Barcelona se ve impulsada por la llegada de compañías internacionales y por el crecimiento de las que ya se encontraban ubicadas en Barcelona. Con todo esto, la capital catalana se está convirtiendo en una de las ciudades más atractivas para invertir.

Un escenario optimista 

La inversión en el mercado inmobiliario de oficinas en Barcelona registró su récord histórico en 2019 con un total de 1.700 millones de euros, frente a una media de 800 millones en los últimos cinco años. Los datos de 2019 superaron el máximo de precrisis de 2007, cuando la inversión en oficinas en la capital catalana fue de 1.300 millones.

Actualmente, Barcelona está recortando distancias con Madrid, que cerró el 2019 con 2.500 millones. Hay que tener en cuenta que el estoc de oficinas en Madrid es el doble que el de Barcelona, por lo tanto, el crecimiento de contratación de oficinas en Barcelona durante el último año ha sido muy relevante.

Esta coyuntura de mercado permite anticipar un escenario optimista, mientras que en los últimos tres meses de 2019 se materializaron dos operaciones de prealquiler de Ocado Technology, se prevé que los niveles de contratación sigan siendo elevados durante el primer trimestre de este 2020.

Auge de las oficinas flex y coworking 

Las inversiones inmobiliarias de superficies flexibles crecieron en Barcelona un 47% este 2019. Al final del primer semestre de 2019, la contratación de espacios flexibles ya suponía el 22% del total de la contratación de oficinas en Barcelona. De hecho, grandes operadores globales como WeWork o Impact Hub ya han abierto sus proyectos flex en Barcelona.

Dentro de las tres grandes tipologías de operadores de espacios flexibles, encontramos los coworkings, un modelo de trabajo en auge. Estos espacios ya no son únicamente lugares para autónomos o emprendedores, sino que han llegado a seducir hasta pequeñas y medianas empresas.

El fenómeno “coworking” continúa expandiéndose en España de tal manera que se prevé que un 30% del mercado total de oficinas en 2030 sean espacios coworking.

Baja disponibilidad 

Con todo esto, debemos tener en cuenta que Barcelona tiene una tasa de disponibilidad que sigue bajando hasta el 4,29%. En distritos como el 22@, la oferta se reduce hasta el 1,6% del total en esta zona, unos niveles similares a los del centro de la ciudad, donde ya prácticamente no podemos encontrar disponibilidad.

Por otro lado, la zona NBA (nuevas áreas de negocio) ha acaparado el 48% del total de absorción del 2019. Frente a esta escasez de espacio alarmante, la periferia resulta una alternativa para las empresas ya que encontramos un 10,9% de tasa de disponibilidad.

Si estás pensando en invertir en un inmueble español y buscas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

¿HABLAMOS?