Sol y temperaturas fantásticas de marzo a noviembre, aguas cristalinas y paisajes mediterráneos montañosos: Grecia es uno de los principales destinos de inversión inmobiliaria en Europa. Su excelente calidad de vida, acompañada de la gastronomía y unas ciudades bulliciosas impregnadas de historia, hace que comprar un piso en Atenas se convierta en una idea muy atractiva.

Hoy en día, la propiedad residencial en Atenas es un 40% más barata en comparación con los años anteriores. Esto significa que el potencial de crecimiento de los precios es alto y, por lo tanto, es rentable comprar un piso o propiedad en Atenas.

En un mercado inmobiliario heterogéneo, la compra de pisos y casas, sobre todo en Atenas, nunca había sido tan tentadora. Lugares como Mykonos, Rodas y Santorini ya están llenos de vida con unos índices de ocupación hotelera que llegan al 80-90%.

Con este escenario, es muy probable que Atenas se convierta en la próxima ciudad griega testigo de otro período de crecimiento en el segmento inmobiliario.

Un buen momento económico para invertir en Atenas

Atenas es el centro económico de Grecia. Actualmente, genera el 19,9% del PIB del país, más que cualquier otra capital de la UE y según las previsiones de Trading Economics, la economía del país seguirá creciendo a un ritmo medio del 1,2%.

En esta línea, el principal índice bursátil, ASE Bol Athens, es uno de los más alcistas de la zona euro con un 10% de rentabilidad al año que lo sitúa en cabeza de rentabilidad del grupo de los PIGS. Su bono a diez años ha visto en los últimos meses un alza en el precio del 11% hasta dejar una rentabilidad del 3,66%.

Una forma fácil de entrar en el mercado es comprar un piso listo para el alquiler turístico. Una de las ventajas que ofrece Atenas en este sentido es que el mercado griego de alquiler de propiedades residenciales se encuentra regulado de manera flexible.

La obtención de una licencia de turista es suficiente para tener el derecho de arrendamiento de la propiedad a corto plazo. El documento se expide por 5 años y normalmente cuesta entre 3.000 y 5.000 euros. Sin embargo, las extensiones son mucho más baratas.

Más turismo

Sin lugar a dudas, Atenas es la capital turística del país. Según la Confederación Griega de Turismo (SETE), en 2016, la capital atrajo a uno de cada tres turistas internacionales. Esto representa 1,5 veces más que la segunda ciudad más popular, Heraklion.

De hecho, según SETE, el número de turistas internacionales que visitaron Atenas entre 2012 y 2016 prácticamente se duplicó, pasando de 2,6 millones a 4,5 millones.

Con todo esto, Atenas vive un buen momento en cuanto a atracción turística y se encuentra entre las 20 ciudades europeas con mayor número de turistas internacionales, así se refleja en datos del estudio llevado a cabo por MasterCard.

Además, no se vislumbra el fin de este auge turístico. Según estimaciones de Euromonitor International, Atenas es la ciudad de Europa con la segunda tasa de crecimiento más rápida en número de turistas. Y, en datos del portal de Airbnb, el número de reservas en Atenas ha aumentado un 66% al año desde 2010, más que capitales europeas como París (30%), Barcelona (40%) o Berlín (40%).

Papel crucial de la Golden Visa

Sin duda, la compra de pisos e inmuebles en la capital de Grecia es cada vez más común. La inversión extranjera fluye hacia el sector inmobiliario griego y una de los factores causantes de esta demanda es la Golden Visa. Este programa de visados dorados concede la residencia griega a todos los extranjeros que inviertan un mínimo de 250.0000 euros en bienes inmuebles.

El plan está despertando mucho interés entre los inversores, en particular los de China e Israel, y esta ayudando a elevar los precios de las propiedades de alto standing. La oferta es tan atractiva porque es de las más bajas de Europa. Por ejemplo, los umbrales de España y Portugal se fijan en los 500.000 euros, un precio mucho más elevado que el de Grecia.

¿Quieres comprar un piso en Atenas? En Orience & Summit te asesoramos, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!