La inversión extranjera en España se ha duplicado hasta llegar a niveles precrisis. A nivel global, las inversiones directas han bajado un 13% en 2018, hasta los 1,14 billones de euros. Cada día son más los extranjeros que quieren invertir en España.

España se ha convertido en la decimotercera economía mundial y la quinta de Europa, teniendo en cuenta su producto interior bruto. Además de ser uno de los países con mayor crecimiento reciente de la zona euro, cerró este último año 2019 con un aumento del PIB de 2%.  En esta línea, el informe “Doing Business” de 2019, del Banco Mundial, sitúa España en el puesto 30º de las 190 economías analizadas en la facilidad para hacer negocios.

1. Una de las Golden Visa con más ventajas de la UE 

España se presenta como uno de los países más atractivos para invertir ya que su Golden Visa es de muy bajo coste. El precio mínimo por inversión en bienes inmuebles es de 500.000 euros, muy por debajo de otros visados europeos.

La Golden Visa ofrece otras ventajas como la libre circulación por el Espacio Schengen, la concesión de residencia al cónyuge e hijos menores de edad del solicitante o la no permanencia en España.

2. Centro internacional de innovación 

España es centro internacional de innovación debido a su población joven altamente cualificada, con costes competitivos en el marco de la Europa Occidental, en concreto de los titulados superiores. Además, ocupa un lugar destacado a nivel mundial en cuanto a la importancia de su economía, situado en el puesto 13 en la economía mundial (11 respecto al tamaño del PIB y como emisor de IED).

3. Auge del mercado inmobiliario 

La demanda de propiedades en España sube cada vez más, hecho que ha impulsado el aumento de precios y el incremento en el valor de las propiedades (20-30% por año). De hecho, el 25% de inversores británicos pretenden retirarse en el extranjero y España es el destino más popular.

4. Buena calidad de vida 

Otro punto a favor es la calidad de vida, ya que España se sitúa entre los primeros de Europa para los extranjeros que viven en el país. Esto es debido a un sistema sanitario moderno, un rico patrimonio histórico y cultural y otros factores como el clima, la gastronomía o el paisaje costero.

5. Puerta de acceso internacional 

La posición geográfica en la que se encuentra España es privilegiada para la realización de negocios internacionales. Esto hace que represente un punto fundamental en el contacto con Sudamérica y a la vez puerta de acceso al continente africano, además de las conexiones directas con Europa.

6. Extensa red de infraestructuras y comunicaciones 

La extensa red de carreteras y ferrocarril, puertos y aeropuertos dotan a España de una red de comunicación excepcional que favorece tanto al comercio como al turismo.

7. Alta rentabilidad 

Los bajos tipos de interés en la zona euro han impulsado la compra de casas ya que la vivienda genera mayor rentabilidad que muchas otras alternativas. El 3,6% de rentabilidad neta media que ofrece el mercado residencial español resulta más interesante que los ofrecidos por los depósitos de los bancos.

8. Alto rendimiento de la inversión 

Actualmente, el mercado inmobiliario español ofrece uno de los mayores valores en términos de retorno de la inversión (ROI). Cataluña y Madrid encabezan la lista como los mejores lugares para tener una vivienda en términos de beneficio potencial.

9. Importancia del turismo

España es el tercer país del mundo en recibir turistas internacionales, gran parte de éstos prefieren quedarse en viviendas. Por ejemplo, en 2015 se alcanzó la cifra de 113,8 millones de turistas que se hospedaron en alojamientos extra hoteleros.

10. Crecimiento de compraventas 

El número de transacciones no para de crecer, la compra de viviendas subió un 10,1% en 2018 y las transmisiones de viviendas de segunda mano se incrementaron hasta un 9,9%, la cifra más alta desde 2007.

¿Quieres invertir en España? ¡Contáctanos!